Hace poco más de 1 año, en Attachmedia comenzamos una serie de iniciativas para mejorar el clima laboral y fomentar una cultura innovadora dentro de nuestra empresa, para ello realizamos diversas dinámicas de co-creación para diagnosticar el clima laboral.

Dentro de estas dinámicas, una iniciativa que aparecía de manera recurrente era el poder trabajar remotamente por lo que decidimos implementarlo en etapas a fin de mitigar el riesgo –no hay innovación sin riesgo-.  Debo decir que ha sido una grata experiencia y la idea de este artículo es compartir nuestro proceso a fin de que sirva para otras empresas.

Un proceso de 3 etapas:

En Attachmedia tenemos una cultura de testing y mejora continua, siempre decimos: “Probemos, si funciona, continuamos, si no, volvemos a lo anterior”.

Bajo ello iniciamos un proceso de 3 etapas:

  • Etapa 1: Trabajar desde casa 2 días al mes.
  • Etapa 2: Trabajar desde casa 4 días al mes.
  • Etapa 3: Trabajar 100% desde casa.

Etapa 1:

En un inicio comunicamos que se iba a implantar el teletrabajo dentro de Attachmedia, donde en un inicio el colaborador podía trabajar desde casa hasta 2 días al mes. Contrario a lo que pensábamos, no a todos les entusiasmaba la idea, algunos indicaban que no tenían la tranquilidad suficiente en sus hogares y que preferían seguir como hasta ahora.

Que solo fueran 2 días al mes fue para nosotros una prueba inicial, existía el temor de que quien trabaje desde casa no cumpla con sus pendientes por las distracciones que puede tener. Mentiría si dijera que todo marchó sobre ruedas: existieron colaboradores que no funcionaban bien desde casa, ya sea porque al no tener a alguien que los supervise los entregables no eran los esperados o porque había problemas para ubicarlos.

También es interesante mencionar que algunos directores trabajaron para que esto funcionara. Por ejemplo el área de Analytics implantó Slack para el manejo de tareas y Appear.in como software de video conferencia.

 

 


 

Etapa 2:

Con los colaboradores que cumplieron adecuadamente con la primera etapa –Que duró 3 meses- se procedió a ofrecerles que trabajaran desde casa 4 veces al mes.

Esto fue más interesante para los colaboradores puesto que muchos indicaban que era como tener una semana de 4 días. Si bien tenían que trabajar, era más fácil hacerlo pudiendo levantarte un poco más tarde, sin pelear con el tráfico y/o poder hacerlo con su ropa de cama.

De hecho, una buena parte de los que llegaron a la etapa 2 usaban el día miércoles como un “break” entre semana o un viernes como una semana más corta.

El trabajar desde casa también ayudó a los colaboradores que querían viajar, puesto que ganaban algunos días, ello a pesar de tener que trabajar durante su viaje, puesto indicaban que sentían que laboraban a su ritmo.

Etapa 3:

Finalmente, se les invitó a los que pasaron la etapa 2 a trabajar 100% desde su casa si así lo deseaban, aquí también pensábamos que íbamos a tener un éxodo, pero no sucedió. Solo 3 colaboradores lo solicitaron por diferentes circunstancias, pero igual es bueno que sepan que pueden solicitarlo. Incluso, uno de nuestros colaboradores tuvo que viajar a provincia, el cual es un talento que hubiéramos perdido de no tener implementado el trabajo desde casa.

Estableciendo reglas

Para lograr que todo funcione creamos colocamos algunas reglas:

  1. Los directores no pueden tomar el lunes porque se tiene la reunión semanal y se planifica el trabajo.
  2. Un colaborador nuevo no puede llevar teletrabajo hasta que su jefe lo autorice.
  3. Un jefe tiene la libertad de anular el teletrabajo para su área si siente que no funciona.

Ventajas y desventajas

Dentro de las ventajas que hemos encontrado se encuentra:

  1. Ahorro en movilidad para los colaboradores.
  2. Ahorro en el consumo de recursos, sobre todo Internet.
  3. Motiva e incrementa el compromiso.

Pero como todo, también tiene algunas desventajas que es bueno indicar:

  1. Para algunos no resulta fácil desconectarse del equipo.
  2. No aplica a todas las actividades: Algunos colaboradores de ciertas áreas trabajan más por objetivos, por lo cual es más fácil realizar tareas remotas. Sin embargo, otras áreas atienden temas del día a día y se les hace un poco más complicado.

 
Viéndolo en perspectiva fue una muy buena decisión, la motivación del equipo es más alta, cerca del 90% de los colaboradores usan el teletrabajo de 4 días y es un buen incentivo para retener talento.