Cuando un proyecto de UX no supera las expectativas finales.

 
Fuente: https://pixabay.com/es/photos/buena-mal-opuesto-elecci%C3%B3n-elija-1123013/
 

¿Casi? No debería existir un “casi” llegué a cumplir o superar las expectativas de un proyecto que pasó por experiencia de usuario, el cual estuvo por mucho tiempo preparándose con la ayuda de los objetivos de cara del negocio y necesidades de los usuarios. Es la combinación óptima para que todo proyecto pueda superar sus expectativas. Hoy en día ya no solo se busca que cumpla, debemos impresionar. Ninguno de los dos participantes, clientes y usuarios, deberían trabajar por separado, si nos centramos solo en uno de ellos originaríamos un re-trabajo que traería consigo fuertes pérdidas al negocio y una pésima satisfacción en nosotros. Los usuarios, quienes somos finalmente los que tenemos altas expectativas ante un re-diseño o nuevo producto anunciado. Buscamos lo mejor.

Entonces, ¿De dónde radica el problema que hace no tenga un destacado entregable? Si seguimos el orden correcto no debería suceder que no se presente el trabajo ideal.

Hagamos un checklist de los puntos que debemos aplicar para ver si en alguno de ellos presentamos alguna falla.

  • Taller con el negocio para conocer sus propósitos que tienen con el proyecto.
  • Taller con áreas del negocio que identifiquen problemas en el día a día con los usuarios, al momento que tienen contacto con el producto a re-diseñar o crear.
  • Taller con los usuarios para conocer sus necesidades, habilidades y comportamientos.
  • Análisis de Google Analytics.
  • Análisis de tendencias.
  • Prototipado interactivo de funcionalidades a probar, las cuales deben ser las que ayuden a cumplir con las líneas de acción que se definieron al momento de cruzar los objetivos del negocio con las necesidades de los usuarios.
  • Pruebas de usabilidad.
  • Diseño visual, personalidad del producto.
 

Si cumplí con todos los puntos mencionados anteriormente, ¿qué pasó entonces? porque nace el “casi”. Te pregunto, ¿Le diste el seguimiento debido al proyecto en la etapa de desarrollo? Puede que aquí esté el inicio del quiebre con el entregable final.

Si bien nos preocupamos bastante en la transición que hay al momento de entregar los prototipos al equipo de diseño para que generen la personalidad, también debemos hacer un seguimiento de calidad al equipo de desarrollo. No debemos desligarnos de esta etapa, porque es finalmente el último paso para que nuestro trabajo, de alrededor 3 meses, esté por salir a todos nuestros usuarios. ¿Entonces que debo hacer para ofrecer el trabajo correcto?

Existen muchas maneras de llevar este seguimiento para verificar que la calidad no se pierda. Aquí te detallo algunos que no deberías dejar pasar.

 

#1 Documenta tus prototipos

“No basta con pensar que todos sabrán dónde te llevan todas las acciones.”

El factor tiempo es casi siempre quien genera que este tipo de documentación no se presente, así como los flujogramas. Pero aquí estamos cometiendo un error. Debemos emplear nuestro tiempo en documentar los prototipos y porque no, los diseños. Podría ser cualquiera de los dos. La idea es indicar a dónde me lleva cada elemento interactivo, como resuelvo las casuísticas que se podrían presentar, que debo mostrarle al usuario para brindarle una solución. Y sobre todo, indicar el orden correcto del flujo por el cual el usuario tendrá que pasar para que pueda cumplir con el propósito que tiene en la interfaz digital.

 

#2 Alista tu archivo PSD o Sketch

“No es suficiente que tengas todo correctamente diseñado en sus grillas.”

Hoy en día gracias a Zeplin crear un UI Kit extenso con tamaños, colores, tipografías y sobre todo márgenes ya no es complejo. Tan solo con publicar tus pantallas en esta herramienta los desarrolladores tendrán total acceso a este tipo de información que necesitan para desarrollar. Incluso los ayuda con algunos estilos de CSS.

Zeplin optimizó el tiempo de manera increíble, ya no se necesita tener pantalla por pantalla en una presentación dónde expliquemos todas las directrices que se deben respetar para que el diseño esté correctamente aplicado en el desarrollo. Es realmente increíble. Pero para que funcione de la mejor manera, no basta solo con publicarlo, hay un pequeño detalle que a veces no es considerado. Hacer exportables los íconos e imágenes. Simple, con ello ya todo funcionará correctamente, todo lo que necesita tu desarrollador lo tendrá a la mano.

 

#3 Apóyate en herramientas para administrar proyectos

“WhatsApp no es todo.”

Recursos como Trello, Slack, Jira, entre otros; te serán de gran ayuda para poder administrar de manera correcta un proyecto que está en etapa de desarrollo incluso si no lo está. Son herramientas que te ayudan a tener un mejor mapeo del proyecto del que estás a cargo. Suele usarse mucho más en proyectos ágiles, pero en lo personal, ayuda mucho a mantener el orden correcto que necesitas para que nada se te escape de las manos o pase desapercibido. Nada se te olvidará, la memoria muchas veces es frágil y esto origina errores graves en un proyecto.

 

#4 Revisa en todos los navegadores

“No solo existe Chrome.”

Muchas veces solo nos apoyamos en Chrome para revisar que todos los elementos luzcan en su posición correcta y las acciones funcionen, pero no es el único navegador, Safari, Mozilla, Explorer y Ophera deben ser también revisados para validar que todo marche bien. El universo de cibernautas es inmenso, no todos solo ingresan desde un navegador. Es casi seguro que los usuarios de Apple usen Safari, el cual siempre presenta errores en el desarrollo de un proyecto, más allá que en Chrome luzca bien, en Safari siempre aparecen detalles que uno no tenía contemplado. Te toma tiempo, si, pero es una de las cosas que debes hacer, pero no solo tú. Apóyate en tu equipo para hacer esta revisión, ellos están más frescos y podrán observar algún detalle de interacción o estructura. Si bien no conocen al derecho y al revés el proyecto, puedes decirles que lo naveguen en base a una necesidad que les presentes.

 

#5 Un último vistazo

“La comunicación con el cliente no se debe perder, sobretodo al momento en que saldrá el proyecto.”

Tras tener una comunicación de alrededor 3 meses con el cliente, esta no debería de perderse de cara al final del proyecto. Al momento que saldrá a producción, es siempre importante que le pidas te brinde las URLs para darle una revisión final. Más allá de ya haberlo revisado anteriormente, en los últimos ajustes que realizan puede que se pase algún detalle que impactará de manera negativa al trabajo. Por corregir una sección sin querer afectamos a otras, es por ello que se debería poder revisar las pantallas que saldrán a producción en el momento preciso del pase.

Lamentablemente si no hacemos este control de calidad, nos estaríamos quedando en un “casi” cumplimos o superamos las expectativas. Debo reconocer que si toma un buen tiempo hacer este tipo de revisiones, pero lo valen.

Siempre decimos que debemos ofrecer lo mejor a nuestros usuarios, tras conocer sus necesidades lo podemos cruzar con los objetivos del negocio para poder generar mejores estrategias. Hacemos una buena investigación para luego pasarla a un prototipo que nos será de suma importancia porque con el haremos pruebas de usabilidad para validar que todo esté correcto. Casi terminando, hacemos que nuestros creativos no salgan de la estructura que nuestros usuarios entendieron sin problema alguno. Hacemos constantes idas y vueltas para que luzca con la mejor apariencia. Solo nos falta un paso más, que no debemos olvidar. El Desarrollo.

 

¿Qué ofrecemos? ¿Una experiencia “casi” completa o Una experiencia completa?