¿Por qué no le damos la importancia a los prototipos?

 

Fuente imagen: https://pixabay.com/es/pc-equipo-apple-pantalla-1207834/

 

¿Prototipo? Solo necesitas papel, lápiz y borrador para comenzar. Un prototipo es un boceto, borrador o esquema desechable donde podemos probar distintas opciones de estructura para una interfaz digital sin tener que gastar mucho tiempo ni dinero. Nos ayuda a realizar varias pruebas y corregir de manera rápida los posibles errores que vayamos encontrando, evitando problemas graves a futuro e ir viendo si vamos o no por un buen camino. Una vez tengas bien definidos los bocetos de las pantallas en papel, existen programas como Axure, Invisión, Marvel, Balsamiq Mockups, entre otros; que te permiten pasar tus prototipos a lo digital y así poder probarlo con usuarios que usarán la interfaz, pero antes, hay algo por hacer.
 
Debemos revisarlo con el cliente para afinar la arquitectura de información que se está proponiendo y ver cómo hemos planteado toda la información obtenida en la etapa de investigación. En resumen, ver cómo estamos cubriendo las necesidades del negocio y de los usuarios. – Es uno de esos momentos en los cuales tu adrenalina crece más de lo normal, porque sabes que después de varias semanas analizando y planteando ideas llegó el momento de presentar lo plasmado en las pantallas y flujos. –
 
Pero el cliente muchas veces ignora el prototipo y pregunta ¿Cuándo entregarán el diseño final?
 
Lamentablemente hoy en día aún la gran mayoría de clientes quieren revisar diseño gráfico desde las primeras reuniones. Es su prioridad y mayor anhelo. Pero, ¿Por qué? Si desde una primera instancia cuando se le explicó la metodología a trabajar se dijo que el diseño gráfico iniciaba una vez el prototipo esté testeado con usuarios y con todas las mejoras que se llegaron a presentar.
 
Creería que es a consecuencia de ello algunas personas recomiendan no ofrecer el servicio de diseño y desarrollo. Solo centrarse en UX como Nielsen Norman Group. Por ahí que podría estar la solución, pero seamos sinceros, todavía UX en nuestro país no está posicionado de la mejor manera. No se valora como el primer paso para iniciar un rediseño o en la creación de algún producto o servicio digital.
 
Muchas empresas buscan el paquete completo. UX, diseño y desarrollo. Esto sería un debate aparte y extenso. Pero muchos dirían que es recomendable ofrezcas los 3, porque así puedes darle seguimiento de inicio a fin al diseño y desarrollo para garantizar que todo marche bien. Pero creería que no es del todo necesario, porque con una cierta cantidad de horas para revisar los avances realizados se puede llegar a observar si todo va bien o no.
 
Si lo reflejamos a lo real, es mejor concentrarse netamente en los planos de tu casa o departamento, pensar en la distribución, tamaño adecuado de los diferentes ambientes y recién al final le damos el acabado ideal. Los pisos en porcelanato, color en las paredes, diseño de las puertas, entre otras características. Eso sería lo correcto.
 
Pero entonces… ¿Existe una solución ante esta situación? Bueno: Prueba y error. La manera ideal de encontrar la mejor solución es probando todas las opciones posibles. –
 
Por ello listaré 4 escenarios planteados para darle mayor importancia al prototipo y cuál fue el resultado:
 

Caso 1:

 
Llevemos un
benchmark de las tendencias en diseño para mostrar un poco como podría ser la gráfica una vez tengamos listo el prototipo.

¿Qué tal nos fue? No muy bien. ¿Por qué? Nos comentaron que debemos respetar su línea gráfica y manual de marca. No podemos salir de esa línea. Pasamos prácticamente todo el tiempo de la reunión revisando su manual y viendo los estándares que debemos respetar.

Esto es uno de los clásicos problemas que vemos hoy en día. En una primera reunión nos piden explotar el diseño. Hacer una gráfica totalmente diferente, que sea la más innovadora posible y nos diferenciemos claramente de la competencia. Nos inspiramos buscando las mejores referencias y al final; nos comentan que debemos manejar el estándar que tienen definido. O mejor aún, sus servidores no están lo suficientemente preparados para soportar toda la gráfica que teníamos en mente proponer.
 

Caso 2

 
Presentemos la página de inicio, una interna y un formulario en diseño.

¿Qué tal nos fue? No funcionó. ¿Por qué? El cliente se quedó la mayor parte del tiempo en las pantallas del diseño y no llegamos a revisar mucho el prototipo.

La idea se podría decir es buena, creería es una de las más frecuentes que se utiliza, pero cometemos un ligero error. Antes de comenzar la presentación, decimos que revisaremos algunas pantallas en diseño. Eso origina hacer una revisión rápida de los prototipos para llegar a las pantallas en diseño. Una de las clásicas frases es “En base al diseño definiremos los estándares de arquitectura para el resto de pantallas”.

A pesar que el consultor trate de defender la idea de primero centrarse en la estructura y validar que se estén cumpliendo en el flujo todas las necesidades del negocio y los usuarios; el cliente todavía mantiene su postura de revisar los diseños. “Los colores llevarán a nuestros usuarios a la compra”.

Gastamos prácticamente más de la mitad del tiempo de la reunión en revisar el color del botón, si el espacio es el mismo en los márgenes que estamos proponiendo, la animación que se debería utilizar, las transiciones, el estilo de los íconos, el tamaño de los textos, entre otros puntos. Lo cual es importante, sí, pero una vez se tenga al 100% el prototipo; garantizando así que los usuarios no tendrán problemas con el uso de la plataforma digital.
 

Caso 3

 
Digamos que no tenemos diseño para presentar, que esto se hará luego de testear el prototipo con usuarios.

Fue la reunión más rápida de todas. ¿Cómo así? Se canceló. ¿Por qué? El cliente al ver que no presentaríamos diseño, nos cambió la fecha para llegar con estas pantallas.

Que les puedo decir. Solo repetir lo que líneas arriba comenté. “Todavía en nuestro país UX no está posicionado de la mejor manera”. Hoy en día, diseño es la prioridad.
 

Caso 4

 
Y si… ofrecemos pruebas de usabilidad en la etapa de diseño.
 
Me encanta el diseño. Después de prototipar y mandarlo al equipo de diseño espero con muchas ansias ver cuál fue la personalidad de las pantallas. Personalidad, a veces me preguntan que es para ti el diseño. ¿Darle vida a las pantallas? Sí, pero personalidad, es mi mejor palabra para describirlo. La gráfica que tenga transmitirá las cualidades y rasgos que tiene nuestra plataforma digital. Siendo estas las que nos harán sobresalir frente a los demás.
 
Presentar desde una primera etapa el diseño, no es lo ideal. – Gastamos muchísimo tiempo en los pequeños detalles del diseño. Porque estos son los que enriquecen más la personalidad de nuestra plataforma digital. Aunque suene raro, sabemos que es verdad. Los detalles son los que marcan la diferencia. Lo ideal es ir paso a paso. Terminar bien un nivel para recién pasar a otro, es la manera correcta y sobre todo más eficiente para que tu proyecto tenga un éxito rotundo.
 
Y a todo esto, ¿Funcionó en caso 4? Todavía no lo sé, pero ya lo tenemos listo para la siguiente presentación ante un nuevo cliente.
 
Hacer pruebas de usabilidad al diseño no es nada descabellado. Al contrario, es algo que toda empresa podría ofrecer. Si sabemos que hoy en día la gran mayoría de clientes piensan que el diseño es lo más importante por sobre el prototipo para el usuario, debemos tener una solución.
 
Nuestros clientes y sobre todo los usuarios merecen lo mejor. Darle hasta el más mínimo detalle es pieza clave para el éxito de un proyecto. Muchos de nosotros no podríamos negar que nos sentimos satisfechos cuando entramos a una página web o aplicación de celular y vemos diferentes animaciones, transiciones, una ordenada estructura, formularios amigables, iconografías claras, estilos tipográficos que ayudan a la lectura, entre otras características, que nos hacen sentir que la persona o empresa que lo hizo se preocupó por brindarnos un trabajo de calidad. Es ahí cuando nos encariñamos con la marca y comenzamos a recomendarla, pero sobre todo, se comienza a utilizar el producto digital sin causar frustraciones o necesitar de algún tutorial o llamar al call center por ayuda.
 
Sabemos que debemos trabajar para satisfacer las necesidades de nuestros usuarios y para conseguir los objetivos de nuestros clientes, pero esto es una consecuencia del trabajo que desarrollemos. Hagamos que los detalles marquen la diferencia en nuestro trabajo y sobre todo saquémosle el jugo a nuestro prototipo para ofrecer la mejor experiencia a personas como tú y yo.
 
 

¿Qué dices, revisamos el prototipo?