A finales del 2011 se veía venir -tal como lo indicamos en la infografía de Keyword apocalipsis– ahora sucedió: Aparentemente desde inicios de Setiembre Google ha comenzado a encriptar todas las búsquedas en Google y en un par de meses aproximadamente -sino antes- casi el 100% de las keywords serán cifradas . En buen cristiano: Ya no se tendrá data de bajo qué palabras clave –indistintamente de si se usa Google Analytics, Omniture o cualquier otro programa de analítica- se llega a nuestro Sitio Web.

Actualización 27-09-13
Inicialmente se pensaba que había sido desde el 23 de Setiembre, pero revisando data histórica de nuestros clientes vemos que (not provided) ha crecido desde inicios de Setiembre. En todas las cuentas revisadas de diferentes clientes e industrias (not provieded) ya está arriba de 80%. Aquí un ejemplo:

Not provided

¿Por qué sucedió esto?
Google alega que lo hacen por “la seguridad de los usuarios”, una doble moral puesto que en Google Adwords sí se tiene la data de bajo que palabras clave se llega a nuestro Sitio Web, es decir, si le pagas a Google debes saber si tus keywords funcionan, si no le pagas -es decir haces SEO- no importa.

Implicancias:

  1. Ya no se podrá separar las keywords de marca: Normalmente al hacer un reporte de SEO se separan las visitas de las keywords de marca de las que no lo son–puesto que las visitas por brand keywords no tienen mucho que ver con el aporte del SEO sino con el peso de la propia marca- . Ahora ya no podremos hacer esa separación.
  2. Ya no se podrá saber las keywords más rentables: Este es uno de los problemas más grandes de este cambio: antes uno podía analizar que keywords contribuían más a nuestros objetivos (Ya sea vender, lograr una suscripción, etc). Ahora será imposible.
  3. El SEO se trabajará a “ciegas”: Normalmente el SEO es prueba y error, se realizan cambios para mejorar la posición de determinadas keywords y se mide si suben las visitas por esas palabras clave así como keywords similares por el efecto de larga cola. Ahora no.

Posibles soluciones:
Si bien no se puede solucionar este problema al 100% existen algunas ideas que nos pueden ayudar en cada uno de los puntos mencionados:

  1. Visitas por tráfico de marca: Dentro de todo lo malo mencionado líneas arriba, aún –nótese aún- tenemos la información que nos brinda Webmaster Tools. Esto nos permitirá, aunque no con la misma precisión que antes, separar las keywords con términos ligados a nuestra marca de los que no lo son y tener cierta información sobre la cantidad de clics recibidos.
  2. Conocer nuestras keywords más rentables: Esto sí se vuelve muy complicado. La mejor solución que encuentro es:
    1. Pautar en Google Adwords por las keywords que creamos tienen mayor potencial.
    2. Mirar el porcentaje de conversión de cada una de las keywords.
    3. Posicionarnos en las keywords con mejor conversión.
    4. Monitorear la posición día a día con herramientas como Authority Labs o similar.
    5. Estimar según la posición en los resultados de búsqueda la cantidad de clics que recibimos por esa keyword y asumir una conversión similar a la de Adwords. Aquí un artículo sobre la cantidad de clics por la posición en los resultados de Google.
  3. Trabajar a nivel macro: Será mucho más difícil optimizar determinadas páginas y luego monitorear su impacto, la mejor recomendación es pensar a nivel estratégico: no optimizar una página sino toda una sección y mirar la evolución del tráfico post-cambio.
  4. Utilizar sistemas de monitoreo de posiciones: Hoy más que nunca se hace imprescindible utilizar sistemas que monitorean la posición de nuestras keywords. De hecho debemos ampliar la cantidad de keywords de cientos a miles para tener un mejor control y hacer estimados del tráfico que se está logrando.

Si bien el SEO no ha muerto ha recibido una herida de muerte, a partir de ahora se deberá hilar muy fino tanto para hacer SEO como mostrar los beneficios de nuestro trabajo. ¿Opiniones?